"Para aquellos que se desaniman fácilmente. Pueden estar evolucionando favorablemente en la enfermedad, o en las cuestiones de la vida diaria, pero ante el menor retraso o impedimento para continuar adelante se llenan de duda y muy pronto se desaniman." - Dr Edward Bach. Los Doce Curadores y Otros remedios

domingo, 27 de septiembre de 2009

No olvidar...



Hay que recordar a la gente el milagro de estar vivo.


Leonard (Robert de Niro en "Despertares")

viernes, 18 de septiembre de 2009

Triste porque si.

Alguna vez estoy triste y no sé porque me siento asi. ¿Ha de haber algún motivo por el que me sienta asi? La mayoría de las veces que me siento triste no tengo motivos para estarlo, sin embargo lo estoy. Ahora, creo que después de haberme sentido muchas veces asi y haber intentado hacer desaparecer esa sensación, no me he sentido tan, tan "mejor", como cuando me he puesto a oir música melancólica o me he permitido estarlo. Los sentimientos en este estado han ganado en calidad. El pasado se hace presente, las sensaciones de mi son más, se vive más intensamente, el tiempo trancurre más lentamente, los alimentos saben, el aire es vida y noto como me recorre, vuelvo al pasado a por mi y regreso. Ahora soy.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Los elementos y los caballos

.......


-Ibn Hamid, has elegido un animal de capa negra. Los colores de los caballos responden a los cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra. Los morcillos como éste han tomado su color de la tierra y son melancólicos, por eso te puede parecer tranquilo, pero también son viles y cortos de vista, por eso te ha desmontado.


Tras estas palabras, el rey dió media vuelta y le dejó solo con los caballos y con la incógnita de cuáles eran los elementos a los que respondían las otras capas y que virtudes y defectos se les atribuían.....


.......los blancos, que provenían del agua, flemáticos, blandos y tardíos; los castaños, del aire, de templados movimientos, alegres y ligeros; y los alazanes, del fuego, coléricos, ardientes y veloces.




La mano de Fátima. Ildefonso Falcones