"Para aquellos que se desaniman fácilmente. Pueden estar evolucionando favorablemente en la enfermedad, o en las cuestiones de la vida diaria, pero ante el menor retraso o impedimento para continuar adelante se llenan de duda y muy pronto se desaniman." - Dr Edward Bach. Los Doce Curadores y Otros remedios

martes, 1 de junio de 2010

Los Montes. Luna de Mayo 2010

"Oda a la Alegria" de Friedrich Schiller
¡Oh amigos, cesad esos ásperos cantos!
¡Entonemos otros más agradables y
llenos de alegría!Alegría, alegría!
¡Alegría, bella chispa divina,hija del Elíseo!
¡Penetramos ardientes de embriaguez,
¡Oh celeste, en tu santuario!
Tus encantos atan los lazos que la rígida moda rompiera;
y todos los hombres serán hermanos bajo tus alas bienhechoras.
Quien logró el golpe de suerte, de ser el amigo de un amigo.
Quien ha conquistado una noble mujer¡
Que una su júbilo al nuestro!¡Sí! que venga aquel que en la Tierra
pueda llamar suya siquiera un alma.
Pero quien jamás lo ha podido,
¡que se aparte llorando de nuestro grupo!
Se derrama la alegría para los seres
por todos los senos de la Naturaleza.
todos los buenos, todos los malos,siguen su camino de rosas.
Ella nos dio los besos y la vid,y un amigo probado hasta la muerte;
Al gusanillo fue dada la Voluptuosidad
y el querubín está ante Dios.
Alegres como vuelan sus soles,
A través de la espléndida bóveda celeste,
Corred, hermanos, seguid vuestra ruta Alegres,
como el héroe hacia la victoria.
Abrazaos Millones de seres!
¡Este beso al mundo entero!
Hermanos, sobre la bóveda estrellada
Debe habitar un Padre amante.
¿Os prosternáis, Millones de seres?
¿Mundo presientes al Creador?
Búscalo por encima de las estrellas!¡Allí debe estar su morada!

5 comentarios:

Carlos dijo...

Las palabras y los símbolos, como dice Alice bailey, no sirven para expresar lo que el alma, a través nuestra, expresa. La conexión, la ausencia de máscaras, la transparencia es mostranos tal como somos, y en los montes esa magia me ha invadido. Lo que he sentido al formar parte de este grupo y lo que me ha aportado, da sentido al camino que durante mi vida he realizado para llegar a vivir lo que he vivido este fin de semana. Muchas Gracias. Os quiero mucho.
SOMOS UN GRUPO

estefi dijo...

Gracias, Carlos por tus palabras. Comparto tu sentir, el lugar es mágico y nos prestábamos a vivir el momento naturalmente, sin limitaciones, transparentes. Estuve en casa.
Al igual que tu, siento cómo mi alma me ha ido guiando para vivir estas maravillosas experiencias y reencontrarme con vosotr@s.
Todo lo que sucedió hasta ahora en mi vida no fue casualidad.
Mágicas imágenes, gracias Tamara.
Gracias a tod@s por acompañarme.

entra dijo...

Me siento muy afortunada por haber tenido la posibilidad de convivir con la diversidad a la vez que la Unidad de Almas este finde en los montes;la palabra clave Magia,como mis compañeros;la esencia ha sido la Humildad rebosante de transparencia;el Sol ha sido el Amor incondicional,constante,brillando el alegria más profunda del ser en cada una de las actividades vividas;la Luna el acompañamiento ,el silencio y la escucha dinámica de cada una de las criaturas que se han reencontrado desde el infinito y más allá;la Hermandad respetuosa ha sido la llave de la transformación en la personalidad de cada uno de nosotros!! AQUÍ Y AHORA UN ABRAZO PARA TODAS LAS ALMAS ENTREGADAS A LA CONFIANZA!!!

Clematide dijo...

Al compartir esta vivencia irrepetible, se hace más grande, llega más lejos...si es que el espacio se puede contabilizar...pues aunque mi cuerpo físico no estuvo allí, mi corazón sintió esa alegría del reencuentro con el alma y ese abrazo con mis hermanos de camino...¡¡¡Gracias!!!

Antonio dijo...

... Y la Naturaleza irrumpió con gran fuerza en nuestras almas, abriéndonos en canal durante este bello y mágico fin de semana.

Nos abrimos para regresar a nuestro origen más divino por unas horas.

... Y después de aquella experiencia, se nos quedaron las huellas impresas e imborrables. Huellas que nos recuerdan lo fugaz, pero intensamente vivido. Pues en el trasiego de la vida urbana y diaria, me sorprendo a veces, sonriendo ante un frondoso árbol o ante el gorjeo de algún pájaro. Me quedo absorto, contemplando detalles de otros seres y hermanos que siempre han estado ahí; pero en los que antes no había deparado con tanta intensidad y dedicación ... y ahora se me presentan como un regalo de los dioses.

Huellas que me recuerdan de dónde venimos y donde mi alma se siente feliz por estar unida a otras almas.