"Para aquellos que se desaniman fácilmente. Pueden estar evolucionando favorablemente en la enfermedad, o en las cuestiones de la vida diaria, pero ante el menor retraso o impedimento para continuar adelante se llenan de duda y muy pronto se desaniman." - Dr Edward Bach. Los Doce Curadores y Otros remedios

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Ibn Gabirol "ha-malaquí"



Salomón ben Yehudá ibn Gabirol, el cordobés nacido en Málaga, educado en Zaragoza y que pudo morir en Valencia; él mismo se aplicó el gentilicio de "ha-malaquí" ("el malagueño"). Su familia emigraría a Córdoba por las luchas intestinas habidas con motivo de la desmembración del califato, llegando a Málaga, donde se estableció posiblemente en el 1013, naciendo Salomón en el seno de una de aquellas familias judías hacia 1020. Él es un hebreo que vive entre musulmanes, que escribe en árabe su "Fuente de la vida", que conoce la filosofía aristotélica que le ha llegado con la cultura musulmana. Su producción más importante, en la que se revela su espíritu pensador y devoto...., en la que se encuentra toda la sabiduría de su tiempo, mezcladas a las perpetuas creencias del judaísmo, es la "Keter Malakut", la "Corona Real".



"Lo inferior emana de lo superior"

"La creación es una disminución, puesto que la cosa creada no podrá estar al mismo nivel que el creador, sino que estará por debajo de él"

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Orgullo



Ayer se celebró el día de todos los santos y anteayer el de los difuntos. La muerte como protagonista y llena de tabúes en nuestra sociedad occidental y proyectada hacia la intelectualidad y el individualismo. Nos hemos preguntado por el motivo del miedo a la muerte y en mi reflexión he concluido con ciertas razones relacionadas con mi yo y mi identificación de lo que creo que soy y no soy. Le tengo miedo a la muerte porque me identifico con un cuerpo físico y el físico teme perder esa sensación. La conciencia hecha carne sabe de si a través de ella pero no resulta más que una idea o un sueño hecho realidad. No soy lo que creo ser y si me alejo de lo que me creo ser quizá me vea más como una parte de un todo más que una parte sesgada de un todo. Eso que durante mi vida me ha dado pavor, el verme tan diminuto respecto del universo no es más que ese temor. Ese miedo que Chicory siente al defenderse desde su identificación y que defiende a capa y espada. Pero solamente somos lo que se nos ha dado desde arriba y nada es nuestro y pensar lo contrario sería una de las enfermedades primarias de las habla Edward Bach en el capítulo 3 de "Curate a ti mismo":


"El orgullo se debe, en primer lugar, a la falta de reconocimiento de la pequeñez de la personalidad y de su absoluta dependencia del alma, y a no ver que los éxitos que pueda tener no se deben a ella, sino que son bendiciones otorgadas por la Divinidad interna; en segundo lugar, se debe a la pérdida del sentido de proporción, de la insignificancia de uno frente al esquema de la Creación. Como el Orgullo se niega invariablemente a inclinarse con humildad y resignación ante la Voluntad del Gran Creador, comete acciones contrarias a esa Voluntad"

domingo, 30 de octubre de 2011

Chicory



...Y fue por la mañana cuando Dios se encontró ante sus doce hijos y plantó la semilla de la vida humana en cada uno de ellos. Uno a uno, cada hijo se adelantó para recibir el don concedido.


.......

- A ti, Escorpio, te encargo una tarea muy dificil. Tendrás la habilidad de conocer las mentes de los hombres, pero no te permito hablar sobre aquello que hayas aprendido. En muchas ocasiones sentirás dolor por lo que ves, y en tu dolor te alejarás de mi, y olvidarás que no soy yo, sino la perversión de mi idea lo que está causando tu dolor. Verás tanto del hombre que llegarás a conocerlo como un animal, y lucharás tanto con sus instintos animales existentes en ti mismo, que perderás tu camino; pero cuando finalmente regreses a mi, Escorpio, te concederé el don supremo de la firmeza.


Y Escorpio retrocedió para volver a ocupar su lugar.






Alegoría



Martin Schulman

lunes, 3 de octubre de 2011

El Silencio



Nosotros los indios sabemos del silencio. No le tenemos miedo. De hecho, para nosotros es más poderoso que las palabras.



Nuestros ancianos fueron educados en las maneras del silencio, y ellos nos transmitieron ese conocimiento a nosotros. Observa, escucha, y luego actúa, nos decían. Esa es la manera de vivir despiertos.




Observa a los animales para ver cómo cuidan a sus crías. Observa a los ancianos para ver cómo se comportan. Observa al hombre blanco para ver qué quiere. Siempre observa primero, con corazón y la mente quietos y entonces, aprenderás. Cuando hayas observado lo suficiente, entonces podrás actuar sin temor.




Con ustedes es lo contrario. Ustedes aprenden hablando. Premian a los niños que hablan más en la escuela. En sus fiestas todos tratan de hablar. En el trabajo siempre están teniendo reuniones en las que todos interrumpen a todos, y todos hablan cinco, diez o cien veces. Y le llaman “resolver un problema”. Cuando están en una habitación y hay silencio, se ponen nerviosos. Tienen que llenar el espacio con sonidos. Así que hablan impulsivamente, incluso antes de saber lo que van a decir.




A la gente blanca le gusta discutir. Ni siquiera permiten que el otro termine una frase. Siempre interrumpen. Para los indios esto es muy irrespetuoso e incluso muy estúpido. Si tú comienzas a hablar, yo no voy a interrumpirte. Te escucharé. Quizás deje de escucharte si no me gusta lo que estás diciendo. Pero no voy a interrumpirte. Cuando termines, tomaré mi decisión sobre lo que dijiste, pero no te diré si no estoy de acuerdo, a menos que sea importante. De lo contrario, simplemente me quedaré callado y me alejaré. Me has dicho lo que necesito saber. No hay nada más que decir. Pero eso no es suficiente para la mayoría de la gente blanca.




La gente debería pensar en sus palabras como si fuesen semillas. Deberían plantarlas, y luego permitirles crecer en silencio. Nuestros ancianos nos enseñaron que la tierra siempre nos está hablando, pero que debemos guardar silencio para escucharla.

lunes, 29 de agosto de 2011

Atrapados en la tercera dimensión





Una vez leí que el tiempo no existe, que lo hemos inventado para ser capaces de vivir en un mundo con un tiempo lineal y poder acoplarnos en esta dimensión. Así que de vez en cuando, imaginándome lo diminuto que soy dentro del universo, intento pensar como sería esto sin reloj. Me imagino viviendo simultáneamente todos los instantes de mi vida vividos y por vivir, me imagino como todo lo que ha sido es en este momento en el mismo espacio siendo capaz de adentrarme en cada experiencia como el que pasa de una habitación a otra. Es complicado estar atrapado en tres dimensiones y no tener la perspectiva de otra dimensión para darme cuenta. Es como la hormiga que en relación a mi vive en dos dimensiones y no es capaz de comprender como ha aparecido un obstáculo (mi zapato), cuando hace un instante no había nada. Sin embargo me doy cuenta que en mi hay más que el físico que percibo y que eso es capaz de adentrarse en otras dimensiones para que a través de la intuición sepa de cosas sin saber porqué, ni falta que hace.

martes, 23 de agosto de 2011

Amor amor amor



A mi me resulta realmente dificil hablar del amor, porque el amor es tantas cosas y siempre he pensado en que enamorarse tenía algo que ver con ello. Hasta que un día descubrí que, por ejemplo el SOL, da Amor y sin condiciones. El Sol da, da y da y no pide nada a cambio y además no discrimina. Si algún dia soy capaz de amar asi creo que no seré el que soy ahora. Y ahora que lo sé admito que todas las opiniones son correctas porque es la verdad de cada persona. En fin, que hablar del amor es muy complicado porque es tan sencillo que no hay palabras y se expresa mucho más amor con una mirada, un silencio, un suspiro, una sonrisa que todo lo demás es meter la cabeza en un lugar que no corresponde.

jueves, 18 de agosto de 2011

Tiempos de Nicholas Culpeper



En tiempos de Nicholas Culpeper, ya hablaremos de él, Enrique VIII, en 1518, funda el pomposo y poderoso Colegio de Médicos, cuyos miembros practicaban la medicina promulgada por Galeno, milenio y medio antes. Dicho colegio regulaba el trabajo de los médicos y los boticarios de Londres. Su único libro legal de recetas de medicamentos era la "Londoniensis Farmacopea". Los médicos y boticarios de aquella época eran personas distantes cuyo servicio era bastante caro. Para mantener el control sobre los misterios de la curación, se enseñaba este arte en la universidad, en Latín, asi como todos los textos médicos se publicaban también en dicho idioma. Por tanto, estos conocimientos eran siempre discutidos en latín, así como la redacción de las recetas, además de estar escritas en letra ilegible. Quien sabe si aún hoy queda cierto recuerdo de aquello en las actuales recetas. El caso es que el poder de aquellos médicos sigue perdurando hoy aunque, gracias a Dios, ya no se utilice el Latín.


En aquella época hubo personas notables muy sensibles a los sufrimientos de las personas y que utilizaron remedios ancestrales y que, afotunadamente, se están recuperando.


Quiero recordar a aquellas personas que tuvieron que trabajar en condiciones adversas para el beneficio de todos nosotros hoy y en próximos post.

martes, 14 de junio de 2011

Desnudarse



¿Que hace que yo haga lo que estoy haciendo y no otras cosas?. De las muchas posibilidades que tengo para hacer ,en este momento hago lo que hago impulsado por una fuerza desconocida que comienza a hacerme soltar, porque comienza a no querer seguir reteniendo y se quiere sentir, aunque eso le de menos seguridad. Seguridad que da el saber que ocurrirá más tarde, mañana, la semana que viene, el año que viene o dentro de diez años.



Alguna vez me ha ocurrido que no he sabido retener la mirada el suficiente tiempo a alguien, por.........miedo. Miedo a que me descubran, miedo a que ocurran cosas, miedo a que esas cosas no las controle, miedo a que comience a dar pasos en el vacío y no se sepa que puede pasar. Cuando uno empieza a desnudarse y mostrarse, la coraza que daba seguridad no está y uno que era tan tiernecito por dentro puede dañarse, pero a lo mejor empiezan a suceder cosas nuevas.

martes, 7 de junio de 2011

Conmigo y sin mi


Más de una vez he pensado cómo habría resultado cualquier situación con o sin mi presencia. Incluso sin tener nada que ver con ella, como el pasear por una calle, transitada o no, por mucha gente. Siempre he pensado que la interferencia que mi sola presencia produce, influye irremediablemente. Desde un punto de vista cuántico, se dice que observar simplemente un sistema, se modifica su curso, y estoy convencido de que nada sería igual sin mí o conmigo en él. Por eso, la impronta que dejamos en el cualquier lugar, aún estando desierto, es motivo suficiente para justificar nuestra existencia. Allá donde he estado he modificado mi entorno y he dejado algo de mi, porque simplemente mirar un objeto es iluminarlo.

miércoles, 1 de junio de 2011

¿Qué es la realidad?



Hace poco leí que en un ayuntamiento de Italia se prohibió a los propietarios de animales domésticos, tener pececitos de colores en peceras redondeadas, pues es cruel que los peces al mirar hacia fuera tengan una imagen distorsionada de la realidad. ¿Pero de qué realidad estamos hablando? El mundo en el vivo y siento es el mundo que yo he creado a medida que he ido creciendo y formando mi personalidad. Esa sección limitada de la realidad que solo puede ser percibida por mi. Ese registro de la información completa que mi psique discrimina y me deja ver lo que solo yo puedo y quiero ver. ¿Pero qué es en realidad la realidad? Para mi no hay una realidad. Hay tantas realidades como seres en este universo. Esa realidad, que dentro de las tres dimensiones, solo es posible percibir. Mi realidad no es tu realidad. Existe un realidad en una parcela del inconsciente que Jung llamó "Inconsciente colectivo" y que puede ser compartida para interactuar con ella entre todos. Si durante un instante cierro los ojos, comienzo a sentir otra realidad bien distinta. Mis ojos me engañan y me permiten ver solamente lo que me interesa ver aunque haya mucha más información alrededor y a la que me muestro completamente ciego. Hace tiempo intentaba comprender como era posible que un electrón, según los físicos, pudiera estar ocupando varias parcelas del espacio simultáneamente. En el mundo tridimensional que me es posible percibir con los sentidos esta cuestión es totalmente surrealista, por lo que intuyo muchas más realidades, aparte de la de cada ser. Realidades en otras dimensiones, realidades más allá del espectro visible del ser humano, realidades fuera de campo restrictivo auditivo. Yo soy mi realidad y si no soy no hay realidad. Que gran suerte la de poder despertar y percibir alguna vez este regalo de experimentar la realidad

miércoles, 25 de mayo de 2011



Los seres humanos vivimos un breve espacio de tiempo comparado con el universo. Sin embargo somos curiosos y queremos aprender y gracias a ello, experimentamos y vivimos. Hace mucho tiempo decidí, en ciertos aspectos de mi vida, dejar de vivir ciertas experiencias para no sentir aquello que anteriormente no me gustó sentir. Fácil. No siento y no vivo la experiencia y si no vivo la experiencia que queda de mi breve existencia? Ayer volví a reconocer la necesidad de dejar que las cosas sucedan tal como han de suceder sin abortarlas ni reprimirlas. Al dejar que suceda, descubro que aquello no era tan terrible y que esa experiencia es necesaria. ¿Cuantas vivencias aún por emerger que están esperando su oportunidad? Qué facil resulta todo cuando me acepto y cuando dejo que las cosas sean. Es fantástico. ¿Cuantas cosas hago a solas porque no me lo permito hacer ante los demás? Lo meditaré bien

martes, 17 de mayo de 2011

Los Montes 2011


Que cosas, ¿no?. Existe un lugar dentro de cada uno de nosotros donde somos realmente auténticos. Este fin de semana en ese espacio hemos coincidido un puñado de almas y todas han conseguido, durante algunas horas, reconocerse, identificarse, abrazarse y amar sin prejuicios. Máscaras que han caído, ausencia de miedos a representar el auténtico papel de nuestra vida y que el alma eligió una vez y se nos olvidó. Esa nube llamada "Las contadoras" está en todos lados allá donde miremos, allá donde nuestro espacio geográfico es el de nuestra cotidianeidad. Nada que perder, nada que ganar, ningún interés, solamente vivir la experiencia con intensidad. Un modelo de existencia que nuestra alma nos propone dia a día y que nuestro ego se resiste a simplemente dejarse fluir. Todo ello por obra y gracia de un Gran Maestro que año tras año desde hace 17, se empeña en hacernos despertar a la vida, en hacernos conectar con nuestra verdadera esencia, en cantarle a la vida, en volver a vivir el presente como cuando eramos niños, jugar, reir, llorar, meditar, respirar con conciencia y vernos en todo lo que nos rodea.
Gracias Luis.

lunes, 9 de mayo de 2011

Líder


"Ningún hombre debería ser un líder entre los demás durante el tiempo que sea, a no ser que fuera más experto en su especial rama de conocimiento que sus seguidores: ya sea el ejército, la diplomacia o cualquier otra cosa. Consecuentemente, para ser un líder en los problemas, las dificultades, la enfermedad, la persecución, etc., es necesario que el líder tenga un mayor conocimiento, una experiencia más íntima de la que, con la ayuda de Dios, sus seguidores puedan sufrir jamás",

Edward Bach. 4 de agosto de 1.935

lunes, 11 de abril de 2011

Los Rostros

Nadie ha visto nunca directamente su propia cara y por eso, desde que existen los espejos, éstos han simbolizado la capacidad escrutadora del Espíritu, el reconocimiento de la propia identidad, la serenidad absoluta o la sabiduría suprema. No en vano se dice especular a partir del latín speculum, o sea pensar, escrutar, analizar quién es uno y cómo evoluciona a partir de la reflexión, que es lo que realiza desde su peculiar óptica el espejo. A su vez, el rostro humano mismo es un espejo para otro rostro. Como dijo Antonio Machado: ´´Tu ojo no es ojo porque ve sino porque te ve.´´ Mirándonos unos a otros sabemos, a simple vista, más de lo que pueden expresar nuestras palabras. Hervé d´Olivet, un fisionomista del siglo XVIII, anotó que: "Nuestro rostro envejece más rápidamente que nuestra nuca, pero al mismo tiempo revela todo lo que el tiempo y la madurez le han hecho comprender. La emoción de vivir aún, el dolor de haber perdido algo amado, la alegría de respirar. El temor de no ser querido. Nuestro rostro es nuestra historia en líneas, arrugas y rictus.´´ El llamado Siglo de las Luces agregaría a la tradicional división aristotélica de los cuatro temperamentos y sus morfologías faciales, las de las diferentes razas y culturas, reparando por vez primera en cuán diferentes pueden ser las consideraciones culturales sobre una nariz o una boca.

Mario Satz

viernes, 18 de marzo de 2011

Quien ama desea lo que no tiene


Según Platón, se ama cuando se desea algo que no se tiene, y por esto el amor puede llamarse filósofo. Así como el amor, sigue Platón, no posee la belleza, sino que la desea, el filósofo anhela la sabiduría, sin poseerla. Por lo tanto, el amor es esencialmente una necesidad insatisfecha, la percepción de la falta de algo esencial para la propia complitud.

Sócrates, en "El Banquete" se pregunta: "¿Es por su naturaleza el amor de tal clase que sea amor de algo o de nada?, ¿Desea el amor aquello de lo que es amor?, ¿es acaso al poseer lo que desea y ama, cunado desea y ama, o es al no poseerlo?. Es decir, se desea de aquello de lo que se está falto y no se desea si está provisto de ello.

Spinoza también habla del amor cuando dice que el amor es carencia, amamos porque somos imperfectos, nos falta algo.

Según Edward Bach, amamos porque anhelamos lo que no tenemos y por otro lado tememos perder lo que poseemos, por lo que es una suerte ambición y miedo. La búsqueda del entendimiento de lo que es el amor es, por lo tanto, una cuestión que va ligada a la evolución del ser humano y a la búsqueda de si. Amor y sabiduría están muy relacionados y en ambos casos si no encontramos en el adentro, porqué nos empeñamos en buscarlo en el afuera. Estar en paz con uno mismo es saber que cada cosa está en su sitio y nosotros mismos estar donde tenemos que estar. Es entonces cuando todo esta bien.


martes, 22 de febrero de 2011

Aprender


Somos responsables de nuestro propio proceso de curación, decía Bach. Crecemos adquiriendo normas, patrones de conducta, reglas y sobre todo mostrándonos desde una serie de valores, que una vez hicimos nuestros y que nada ni nadie es capaz de modificar. En virtud de esos valores no transformamos nuestra conducta y realizamos acciones que cuando no aceptamos y no extraemos un aprendizaje de las mismas, nos hacen sentir terriblemente culpables. Metas inalcanzables, conductas no adecuadas según nuestras rígidas normas, que nos llevan a vivir, a menudo, recordando y rememorando el pasado. Ese jarrón que una vez tiré y por miedo al castigo escondí e hice desaparecer, ese exámen suspenso que oculté bajo el sillón y mi madre encontró, son escenas que se adhieren en mi y son "manchas" que tardan una vida en desaparecer. Aceptar, aceptar y aceptar. El León no se siente culpable por hincarle el diente al Ñú, el cocodrilo suelta una lágrima al tragarse su presa pero nada que ver con el sentimiento de culpa.

martes, 15 de febrero de 2011

Soberbia


Me pregunto si la soberbia en si es una de la peores faltas o si los son las faltas que de ella se desprenden. Asi como consecuencia de la soberbia podemos vanagloriarnos, jactarnos, ser altaneros, ambiciosos, hipócritas, presuntuosos e ignorantes. Es decir, un repertorio de actitudes en las que me identifico en varios momentos del día. También tengo la impresión personal de que cuando se habla de soberbia, cada uno la ve desde su propia forma particular de entenderla y se dice o no soberbio o soberbia. Y es uqe he aprendido, mediante la observación, como las "faltas" antes enumeradas me las encuentro con frecuencia a mi alrededor. Por ello, como es adentro es afuera y como es arriba es abajo, identifico muchas faltas en mi y que hago conscientes al identificarlas. Toca desidentificarme y sería muy gratificante encontrar más humildad a mi alrededor porque eso significaría que estoy siendo más humilde.

martes, 8 de febrero de 2011

¿A qué he venido yo aqui?


Hay una planta en la naturaleza que se me viene últimamente a la cabeza con mucha frecuencia: el Epilobio. Resulta que dicha planta aparece cuando ha habido una herida en la tierra por diversos motivos: o bien un incendio o bien una carretera que ha producido un corte en el fluir de la energía. Esta planta ante una""cicatriz" de este tipo comienza a crecer a ambos lados de la misma y sirve de "puente", de esas energías que quedaron desconectadas, aunque anteriormente nunca hubiesen crecido.
A menudo me preguntaba qué hacía yo aquí, en momentos de paz y de quietud, en el que la mente dejaba sitio a la intuición. Me voy acercando a la respuesta y entre ellas la que con más fuerza emerge es la de conocerme realmente, es decir, saber quien soy a través de todo lo que me rodea. Ya sé que soy el lugar en el que estoy y con los que me relaciono y esa experiencia se hace cada vez más intensa cuando ese conocimiento me desequilibra, descoloca y me saca de mi centro. ¿De que centro?. El Epilobio sabe cuando tiene que aparecer, yo estoy aqui ahora y tengo una misión; saber de mi y sentirme una parte del todo como hace el epilobio para que el todo sea posible.

martes, 1 de febrero de 2011

Microcosmos/macrocosmos


"Igual que uno se ve a sí mismo al espejo incluso en los rasgos menos perceptibles, así, no menos claramente, el médico debe llegar a conocer al hombre examinándolo en el espejo de los cuatro elementos. Éstos muestran una imagen perfectísima del entero microcosmos, como si éste se transparentase a través de un límpido cristal tras el que estuviese encerrado. El hombre debe ser para el médico claro y transparente como es transparente el rocío destilado, en el que nada puede haber que escape a la vista."
"Si los médicos ignoran todo esto, no conocen suficientemente los arcanos. Si no saben qué produce el el cobre o qué genera el vitriolo, ignorarán también qué cosa provoca la lepra. Si no saben qué favorece la herrumbre en el hierro, ignorarán también qué es lo que produce las úlceras. Si no saben qué provoca los terremotos, no sabrán tampoco qué provoca los temblores febriles. Es en lo externo en donde hay que aprender qué enferma al hombre: él mismo no puede mostrar nada de todo esto."

Paracelso (1493-1541)

viernes, 14 de enero de 2011

To er mundo e güeno


Buena gente. Así es como, a menudo, algunos de nosotros, solemos definir a aquellos que en apariencia reflejan aquello que nos identifica con lo que está bien visto en la sociedad de hoy. Desde que tengo uso de razón he oído decir de mi que era bueno y me lo he creído. ¿Qué hace el otro en el que me veo para decir que es "buena gente"? ¿Soy realmente bueno? y,¿qué es ser realmente bueno? Todo esto viene porque ayer un hombre asesinó a su mujer y ante la pregunta del periodista a los que lo conocían, de cómo era, la respuesta era que este hombre era "buena gente" o que era un hombre bueno. A medida que aumentamos la imagen de bueno, crece también y de forma proporcional nuestra parte oscura, y eso ya lo advirtió Jung. Lo uno no puede coexistir sin lo otro y además es lo adecuado. Solamente que exponerme tal y como soy ante los demás desestabilizaría mi vida y muchas cosas cambiarían para mejor, desde mi aunque no ante los demás. He descubierto que el miedo me paraliza, ese miedo que me permite mantenerme vivo aunque con condiciones. Mostrase poco a poco da pavor porque no se sabe que ocurrirá y eso es vida y sentido a nuestra existencia. No quiero ser bueno ni malo sino que quiero ser y........algo pasará